A estas alturas ya no podemos despreocuparnos de nuestros entornos inmediatos, de los espacios que son responsabilidad individual y de los espacios compartidos.

Ya no basta únicamente con atender e intentar avanzar en nuestros, a veces, colapsados mudos interiores: depresiones, estrés, ansiedad, malestar, angustia, miedo… si atendemos al axioma “lo que es adentro es afuera” …, ¿cómo no actuar sobre nuestro entorno, nuestros espacios individuales y compartidos para conseguir una salud plena e integral?

Desde mi mirada, y con el trabajo hecho desde la medicina del hábitat y técnicas de Feng Shui, creo imprescindible replantear cualquier intervención que tengamos intención de abordar, ya sea en nuestra vivienda, lugar de trabajo o negocio y por supuesto, desde la intervención publica en los espacios compartidos, de servicios a la comunidad y de mantenimiento del hábitat natural. Necesitamos conciencia, sentido común y ética medioambiental, para transformar el mantra insistente de hacer las cosas “igual que de costumbre”:

DecoBio: priorizar la salud de los habitantes del hábitat en el diseño y aplicación de nuevos proyecto decorativo.

Biohábitat: máxima utilización de elementos naturales, máximo respeto por el entorno, máxima aplicación de tecnología limpia.

Naturalización de los espacios:  Introducir naturaleza en nuestros espacios privados y públicos; viviendas, oficinas, restaurantes, espacios de ocio, espacios públicos compartidos. A través de plantas de interior, plantas en balcones y terrazas, jardines verticales de interior y exterior, mini jardines, huertos de balcón, huertos comunitarios en terrados, tejados, huertos de ciudad, mini bosques urbanos, jardines verdes urbanos, jardines frutales urbanos…

Sostenibilidad energética: Construcción y rehabilitación de viviendas y edificios con emisión cero y consumo verde, autosostenible en cada vivienda y en cada comunidad.

Geobiología: Consideración de posibles afectaciones geoambientales para los habitantes del lugar: de subsuelo (corrientes de agua, fallas y grietas geológicas…), de ondas tecnológicas (antenas de telefonía móvil, wifis internos y circulantes, torres eléctricas de proximidad…),  radiación ambiental.

BioObra: utilización de materiales naturales, limpios y nuevas tecnologías sostenible en las propuestas decorativas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *