Mi recorrido vital se inicia en el medio rural, donde nací y pasé mi primera infancia, en las sierras altas del Sistema Ibérico, hija y nieta de labradores y pastores. Allí quedaron guardadas las vivencias que más adelante han caracterizado mi conexión con la naturaleza. Con la juventud y la energía característica que aporta esa etapa, viajé por el mundo con la mirada abierta y la mochila cargada de curiosidad.

Los años de aprendizaje y formación los realicé a orillas del Mediterráneo. Estudié administración y contabilidad, además de un buen número de cursos de especialización en habilidades ejecutivas. Ejercí durante más de veinte años como consultora y ejecutiva en sistemas organizativos y de gestión; ahondando en el manejo económico y empresarial desde diversas organizaciones privadas y corporaciones multinacionales. En los años donde la transformación empresarial y económica empezó a dar un gran giro hacia la “lobbyzación” y “localización y deslocalización económica”, di un paso trascendente para mi vida y traslade mis habilidades profesionales hacia el sector social; durante ocho años me volqué en la gestión de proyectos sociales en organizaciones no lucrativas, ONLs.

En mi fronteriza juventud llegó mi primer hijo, fuente inagotable de enraizamiento a la Vida. La madurez la alcancé con la misma mirada abierta y curiosidad despierta que en mi juventud; años de trabajo interno, la conexión con mi trabajo social y la crianza de mi hijo, fueron moldeando cierto equilibrio, y una mirada sosegada y activa… todo ello confluyó en una etapa de profusión creativa, rescato e incorporo dos de mis grandes pasiones como lenguaje de comunicación y tránsito; la fotografía y la escritura.

Creo obras fotopoéticas siempre en torno a la Naturaleza y su conexión con la emocionalidad cotidiana, las expongo en espacios lúdicos y culturales, sigo con curiosidad nuevas disciplinas alrededor del color y las formas… Me doy cuenta que la inquietud heredada en mis orígenes, el tránsito constante entre mi hábitat rural y hábitat urbano, entre sierras y mar, confluye en un gran anhelo para renaturalizar nuestros espacios de convivencia.

En este punto, inicio una nueva exploración y me formo en medicina del hábitat, en sistema Geocrom para la armonización de espacios y personas a través del color, la luz y las formas, me formo en Feng Shui Taoista,  ciencia milenaria que apunta a la Naturaleza como centro de conocimiento y equilibrio, participo de talleres de arteterapia en entornos de naturaleza, en talleres de movimiento y conciencia…durante un tiempo me focalizo en una intervención más terapéutica para la armonización y sanación de los espacios que creativa, en la actualidad siento que se abre una nueva etapa…sigo con la mirada abierta.

Este blog personal ha vivido varias transformaciones, en este momento recopila una parte de mi mundo creativo, en contraste con el último enfoque que algunos habéis conocido, de trabajo terapéutico con el espacio, y por supuesto se abre a nuevos proyectos, alguno en ebullición desde hace unos meses… como siempre, la mirada abierta.

La danza de habitar el espacio…

Concha Benedicto Marco
Hogar sano