Espacios saludables


Después de armonizar un espacio se siente un estado general de frescura y bienestar, apertura de posibilidades que se perciben en el estado interno de ánimo, sensación de liviandad en los quehaceres cotidianos de ese lugar,  placer y alegría general, calma en momentos de convivencia que previamente resultaban pesados y estresantes …

 flor

El Feng Shui y la armonización energética actúa en el entorno de las acciones cotidianas: dormir, cocinar, comer, atender tareas domésticas, trabajar, estudiar, atenderse a uno mismo….

El espacio donde cocinamos, comemos, dormimos, nos relacionamos, el entorno donde trabajamos, estudiamos, donde compartimos inquietudes, anhelos, experiencias, alegrías, emociones, expectativas…..

La conexión profunda con el momento presente puede abrirse con los cuidados que el Feng Shui y la armonización proporciona al flujo de la energía, a la ubicación del objeto, a la relación con el color y la luz, a la comunicación no verbal con la naturaleza, al contacto con las formas; todo detalle que confiere un contacto energético, visible o no visible con el biocampo individual es tenido en cuenta en la Armonización energética de los espacios habitados.

La comunicación con el objeto, el paisaje, el ambiente, la iluminación, el color, la textura, el aroma, el sonido… todo lo que nos envuelve nos conecta con lo más profundo de nuestro subconsciente y aflora recuerdos vividos o almacenados a través de generaciones y generaciones de experiencias previas. El cuidado de nuestros espacios de relación cobra extrema importancia si tomamos conciencia de la energía que subyace detrás de todo detalle que nos rodea.

El cuidado y activación consciente de lo que rodea nuestros quehaceres cotidianos actúa sobre nuestro estado anímico y sobre la energía que depositamos en las acciones que en ese lugar desarrollamos.

Para cuidar el bienestar del lugar deberemos atender la energía vital (Qi) propiciando que fluya suave y apaciblemente, o vital y refrescante, según el uso de ese espacio, por ejemplo: el dormitorio requiere un ambiente apacible para descansar, un salón o despacho de trabajo seguramente requerirá vitalidad, cuidar también, la sensación percibida de la estancia para que permita fluir la creatividad individual y no cargue nuestros circuitos con información innecesaria….

Atender el bienestar del lugar para cuidar el bienestar de las personas que allí conviven, éste es el objetivo principal de la armonización integral del hábitat para la salud.

Solicita información y presupuesto sin compromiso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.